Nuestras Recetas

Aperitivos
Arroces
Aves
Bebidas
Bocadillos
Caza
Cerdo
Conservas
Cordero
Enchiladas
Ensaimadas
Ensaladas
Fondus
Galletas
Ensaimadas
Helados
Huevos
Mantequillas
Panaderia
Pasta
Pescados
Postres
Salsas Calientes
Salsas Frias
Sopas Caldos
Tartas
Ternera
Varios
Verduras
 
 

Bacalao a la marinera

- Receta de

Pescado

en Recetas de Cocina



Receta de Bacalao a la marinera - Recetas de cocina

    Ingredientes para 4 personas:

  • 4 rajas de bacalao de unos 200 g. cada una,
  • 2 cebollas pequeñas,
  • 4 dientes de ajo,
  • 2 pimientos verdes (de los "italianos" : estrechos y alargados),
  • 200 g. de guisantes congelados extrafinos "Findus" (no es propaganda, ya lo he dicho en otra ocasión : es que el Sr. Findus, en este producto, es un benefactor de la Humanidad. Me apuesto lo que haya que apostarse a que, al precio que él los vende, es IMPOSIBLE encontrar guisantes de tamaño, finura, textura y sabor similares),
  • 1 ramillete de perejil fresco,
  • 200 g. de gambas arroceras (pero frescas),
  • 200 g. de chirlas,
  • 1/2 l. de caldo de pescado,
  • 1 vaso de vino blanco medianamente digno ("Lazarillo" de la Coop. de Nuestro Padre Jesús del Perdón, de Manzanares -Ciudad Real- fue el que yo utilicé),
  • 1/2 vaso, de los de vino, de aceite de oliva virgen extra.

Método: Pondremos las chirlas en una fuentecita cubierta de agua con sal para que "escupan" la arena. Repitamos la faena una o dos veces. Pelemos las gambas, quitándolas la cabeza y el caparazón. Con estos restos -y con unas cabezas de pescado y unas raspas que le habremos "mendigado" al pescadero- hagamos un litro de caldo. Reservemos los cuerpos. En una "pôele" de paredes altas y diámetro suficiente echemos el aceite, y la cebolla, el ajo y el pimiento, todo ello picadito finísimo. Fuego suave y a esperar que se pochee. Cuando lo haga, añadamos las chirlas. Subamos el fuego y esperemos que se abran, removiendo (para que no se nos pegue lo anterior). Una vez que se hayan abierto, añadamos el caldo de pescado, los guisantes y las gambas, así como el vino, llevando el todo a ebullición. Alcanzado que haya sido ese punto, añadamos las rajas de bacalao y el perejil. Transcurridos cuatro minutos, démoslas la vuelta y esperemos cuatro más. Cumplido ese plazo, fuera, y a los platos. No fue ese mi caso. Llamé -a eso de las 12- a mi hija, para invitarla a comer (junto con su "maromo"). Una voz nasal, enfermiza, contristada, me comunicó que tenía 40 º de fiebre y que la dolía todo. (¡Glub!) La dije que me acercaría a verla. Cosa que hice. Provisto de un tupperware en el que yacía mi obsequio gastronómico. Cuando llegué, mi hija estaba cataléptica. Preferí no despertarla. Nos sentamos -mi hijo político y yo- en la cocina, calentamos el receptáculo y, habiendo localizado -y abierto- una botellita de la acreditada marca "Vinos Blancos de Castilla, S.A." embotellada como "Blanco Rueda Superior" para una ultrafamosa denominación comercial que no quiero repetir aquí, nos papamos el contenido del "tupper" regándolo con aquella, y lamentando que el estado febril de mi niña no la permitiera -hoy- compartir el peterete. (¡Hágase la voluntad del Señor!) Estaba espléndido. La carne -fresca- del bacalao, competía -y aún superaba- en turgencia con la de la merluza. (El tiempo señalado para la cocción es el preciso para no "pasarla"). El sabor del pez, inédito y exquisito. Ojalá tenga, además, cualidades terapéuticas contra la congestión del aparato respiratorio. Mi yerno me agradeció mucho mi obra de misericordia pues, de no haberla ejercitado, hubiera tenido que llamar al "TelePizza" para haber llenado la andorga.

 

Bacalao a la marinera

- Receta de

Pescado

en Recetas de Cocina
 

RECETAS DE COCINA

Copyright © 2004 Unlimited Ideas S.L. Todos los derechos reservados. Condiciones de Uso.

 
ÿ